La práctica de las habilidades sociales (I)

 

índiceEmpezamos, a partir de hoy, la publicación de una serie de artículos que tienen la finalidad de aportar información sobre el concepto y la utilidad de los que llamamos Habilidades Sociales. A lo largo de las próximas semanas seguiremos publicando otros con solución de continuidad. Esperamos que os resulten interesantes.

Las habilidades sociales son un conjunto de técnicas que empleamos para comunicarnos e interactuar, tanto verbalmente como no verbalmente (gestos, lenguaje corporal, apariencia personal), con los demás.
Los seres humanos somos gregarios por naturaleza. Esto significa que somos criaturas sociales y que hemos desarrollado mecanismos para comunicar nuestros mensajes, pensamientos y sentimientos con los demás.
Aquello que decimos se ve influenciado tanto por el contenido verbal y la forma en que transmitimos el mensaje (tono de voz, volumen y palabras que escogemos) como por los mensajes más sutiles como el lenguaje corporal, gestos y otros medios de comunicación no verbal.
Si te fijas, el hecho es que algunas personas son mejores “interactores sociales” que otras. Este hecho ha llevado al desarrollo de investigaciones sobre la naturaleza y funciones de la interacción interpersonal (o, dicho de otra manera, de las formas que tenemos de relacionarnos con los demás).
Desarrollar habilidades sociales tiene que ver con ser consciente de cómo nos comunicamos con los demás, de los mensajes que enviamos y de cómo los métodos para comunicarnos pueden hacer que esa comunicación sea mejor, más efectiva y también más eficiente.
Hay muchas ventajas en el correcto desarrollo de las habilidades sociales. De entre todas, permíteme que destaque algunas:

– Obtención de más y mejores relaciones. Identificar y coordinar nuestras necesidades con las de las demás personas contribuye a mejorar las relaciones y es uno de los puntales sobre los que se apoya la formación de una amistad. Desarrollando las habilidades sociales se llega a ser más carismático ya que la gente te percibe como (aparentemente) más interesado en ellos. La mayoría de las personas sabe que es difícil llegar lejos en la vida sin relaciones interpersonales. Poner atención en este principio te puede permitir, no sólo conseguir un trabajo, sino también ascender en el que tienes, hacer amigos y proporcionarte mejores expectativas de vida. Por otro lado, aumentar la calidad de tus relaciones sociales también te puede ayudar a reducir el impacto del estrés.

 
– Mejorar la comunicación. Relacionarse con la gente y ser capaz de colaborar en el trabajo en grupo es una buena manera de desarrollar las habilidades comunicativas propias de una manera natural. Después de todo, no se pueden tener buenas habilidades sociales sin buenas habilidades comunicativas y ser capaz de transmitir los propios pensamientos e ideas puede ser la habilidad individual más importante.

 
– Mejorar la eficiencia. Algunas personas temen las interacciones sociales porque no quieren pasar el rato con personas con las que no comparten afinidades o puntos de vista. Es mucho más fácil participar en una reunión de trabajo o en una fiesta si conoces, al menos, a alguna de las personas que van a estar ahí.
Construir buenas relaciones con los demás se ha demostrado científicamente que reduce el estrés y la ansiedad. De hecho, mejorar los apoyos sociales se ha relacionado con una mejor salud mental en general, ya que tener amigos actúa como amortiguador de esos sentimientos de ansiedad y bajo estado de ánimo. Esto es especialmente cierto si se trata de personas que sufren ansiedad social y que buscan hacer amigos desesperadamente, pero temen hacerlo o se muestran inseguros a la hora de acercarse a los demás. Como resultado de esa ansiedad, algunas personas prefieren evitar las situaciones que se la generan. Por desgracia, una de las consecuencias de evitar las situaciones sociales es que no se tiene la oportunidad de construir la propia seguridad interactuando con otros ni de desarrollar habilidades comunicativas que incrementarían las posibilidades de construir relaciones satisfactorias. Por ejemplo, si te da miedo ir a las fiestas o pedirle a la persona que te gusta que salga contigo, esa falta de confianza y experiencia hará incluso más difícil saber cómo manejar esas situaciones (qué ropa llevar, qué decir, etc.). A menudo, las personas disponemos de las capacidades necesarias, pero carecemos de la confianza para utilizarlas. De cualquier manera, la práctica incrementará tu confianza y mejorará tus habilidades comunicativas.

Con este objetivo, empezamos hoy una serie de artículos encaminados a que puedas dar los primeros pasos en la práctica de las habilidades sociales.

 

Dr. Josep Mª Bertran.

UTIDA Centre Psicològic i Nutricional
Avda. Prat de la Riba nª4, 2n-3ª 43001 Tarragona
Tel: 692559500
Email: utida.psicologia@gmail.com
Web: www.centroutida.com

This entry was posted in Psicologia general. Bookmark the permalink.

Deja un comentario